Los divididos prados de Afrodita

El debate seminal entre los filósofos presocráticos en la Magna Grecia del siglo V a.C.

Autores/as

  • Andrés Guijarro Ponce

Resumen

El cambio en la explicación del proceso reproductivo gracias al cuidado y la cría del ganado y el cultivo de los campos supuso la pieza clave de la revolución neolítica. La observación de los animales llevó a considerar la hasta entonces ignorada importancia del varón en la concepción y la agricultura facilitó un modelo ontogénico comparativo casi universal por el que el varón introduce su semilla en el seno de la mujer donde germina. Aunque algunos historiadores la consideran de origen egipcio, todas las culturas agrícolas han desarrollado esta argumentación sin que necesitemos recurrir a una explicación difusionista. En el saber popular prehelénico se trataba de un esquema plenamente asumido. Así lo atestigua Esquilo (525-455 a.C.) en Euménides, donde la mujer era presentada como apenas un nido para el feto en desarrollo: La que es llamada madre no es madre de su progenie, sino nodriza del recién plantado embrión. El varón - el que monta - engendra. La mujer, una extraña, guarda al hijo extraño, si ningún dios le hace daño” o Eurípides (480-406 a.C.) en Orestes: “mi padre me engendró, tu hija me dio a luz, tras recibir la simiente de otro como la tierra”.1,10

Descargas

Publicado

02-07-2021

Cómo citar

Guijarro Ponce, A. (2021). Los divididos prados de Afrodita: El debate seminal entre los filósofos presocráticos en la Magna Grecia del siglo V a.C. Revista Iberoamericana De Fertilidad Y Reproducción Humana, 38(2 Abril-Mayo-Junio). Recuperado a partir de https://revistafertilidad.com/index.php/rif/article/view/28